Skip Navigation Links

TE INVITAMOS A SER MASÓN


CONTACTÁDNOS AQUÍ
 

MASONERÍA Y COMO INGRESAR

¿Qué es la Masonería?

Como en alguna oportunidad fue publicado, por el Comité Masónico de Estados Unidos:

 La Francmasonería es la más antigua, la más grande fraternidad del mundo. Sus miembros han incluido reyes, presidentes, primeros ministros, políticos, Generales, Almirantes, Presidentes de las Cortes Supremas de Justicia, empleados corporativos, estrellas de la ópera y el cine; y probablemente tu vecino de a lado de tu casa. Así la masonería está siempre lista para dar la bienvenida a hombres de buenas costumbres y fraternos, está lista a darte la bienvenida, si en tu corazón puedes sentir lo mismo que nosotros.

Los Masones enseñan este principio: EL HONOR.  Nosotros creemos que una vida no fundada en el honor, es hueca y vacía; que un hombre que actúa sin honor, es menos que un hombre.

Los ateos no pueden ser francmasones. Al Francmasón no le importa cuál es la fe individual de cada quien; esa es una pregunta entre tú y Dios; pero requerimos de que el hombre crea en un Ser Supremo.

La francmasonería propugna la “tolerancia”, en el derecho a que cada persona piense por sí misma en los aspectos religiosos, sociales y políticos.

La francmasonería enseña que cada hombre tiene una OBLIGACIÓN, no solo consigo mismo, sino para con el resto de hombres.  Debemos hacer lo posible para hacer de este mundo un mejor lugar. No es que limpiemos el medioambiente, trabajando en proyectos cívicos, o ayudando a los niños a trabajar, leer o ver; el mundo debería ser un mejor lugar porque nosotros pasamos por él.

Los Francmasones están involucrados con los problemas y las necesidades de otros, porque sabemos que esto da a cada uno de nosotros una buena predisposición, muy distinta a otra, que es el ayudar a otros. Mucha de nuestra ayuda es dada anónimamente. No somos recompensados o reconocidos, somos más que premiados por ese sublime sentimiento que viene del saber que hemos ayudado a otras personas a sobrellevar alguna adversidad, así su vida puede proseguir.

La Francmasonería es ayuda mutua. No solamente ayuda financiera (a pesar de que también es posible) pero ayuda en el sentido de estar allí cuando sea necesario, dando apoyo, brindando benevolencia.

Los Francmasones sabemos que el autodesarrollo es más preciado que el dinero en el banco o que la posición social o que el poder político. Esos aspectos siempre son acompañados del auto desarrollo, pero no son un substituto ni son necesarios para ello. Los Francmasones trabajamos en la construcción de nuestras vidas y de nuestro carácter, como lo hace un albañil en la construcción de una edificación.

Los Francmasones consideramos que un país es fuerte tanto como se permita a todos sus ciudadanos el acceso a la libertad, a la igualdad y a la oportunidad para su propio desarrollo. Un Francmasón es fiel a su gobierno y sus ideales. Apoya a sus leyes y a sus autoridades, cuando ambas son justas y aplicables equitativamente. Apoyamos y defendemos los principios de un buen gobierno y nos oponemos a toda influencia que podría dividirlo de una forma degradante o denigrante.

Los Francmasones creemos en el respeto a los entes vivientes, en la compasión hacia la gente que sufre. Es del todo correcto que las muestras de amor y amabilidad hacia nuestros congéneres y al deseo de hacer las cosas correctas y buenas, son muestras de lo sublime que existe dentro de cada corazón Francmasón. La masonería enseña que aunque todos los hombres son falibles y capaces de mucho mal, también son capaces de descubrir la bondad de su corazón, solo así habrán descubierto la verdadera esencia de la virtud. La Masonería ayuda a los hombres en la búsqueda de su profunda bondad y de sus virtudes potenciales. 

Los Francmasones vemos a la hermandad como una forma de sabiduría, una suerte de enlace que une a todos los hombres, 
una amistad muy privada que nos dice que nos debemos los unos a los otros, para ser justos en nuestro trato y rechazar la 
maledicencia entre nosotros. Los Francmasones consideramos que el hombre debe mantener una actitud diligente, promover la unidad y la harmonía en sus relaciones con el resto, con su familia y la comunidad. Los Francmasones llamamos a esta forma de comportarse: vivir en fraternidad con el hombre. Esto realmente significa que cada Francmasón lo desarrolla, su 
compromiso es seguir esta regla de oro.

Es por ello que la masonería ha sido llamada:
UNA DE LAS GRANDES FUERZAS PARA PROMOVER Y FORTALECER EL BIEN, EN EL MUNDO. 

Si vos estáis de acuerdo con todo lo vertido, deberíais considerar el convertiros en FRANCMASÓN.

La Francmasonería ofrece mucho y más a sus miembros, la oportunidad de crecer, de hacer la diferencia, a construir un mundo mejor para nuestros niños; la oportunidad de estar y trabajar con otros hombres que tienen los mismo valores e ideales, hombres que actúan bajo principios y valores morales sublimes.

Si alguna vez habéis considerado convertiros en Francmasón, nos honraría tener la oportunidad de conversar con vos, estaremos felices de ayudaros.
 

¿COMO INGRESAR?

¿Cuales son los requisitos para ingresar a la Masonería... ?
Para ingresar a la Masonería no es necesario poseer fortuna, ni conocimientos o aptitudes intelectuales extraordinarias, ni dotes morales excepcionales. Los únicos requisitos mínimos exigidos son los siguientes: Ser varón, hombre libre y de buenas costumbres; Creer en un ser supremo y en la inmortalidad del alma.Ser mayor de edad;  Poseer inteligencia y cultura necesaria para comprender y practicar las virtudes masónicas; Contar con medios de subsistencia para sufragar sus necesidades propias, las de los miembros de su familia y/o personas que tuviera a su cargo. 

¿Qué significa: Hombre libre y de buenas costumbres... ?
Hombre libre es aquel que tiene libertad para expresar sus pensamientos, no acepta imposiciones que atenten contra sus principios, ni está sujeto a la voluntad de un tercero; no está atado a ningún dogma que oscurezca su inteligencia y pervierta sus sentimientos, y carece de vicios que lo esclavicen. Para ser hombre de buenas costumbres deberá obedecer las leyes del país en que reside, venerar a su patria, y honrar a su familia; ser tolerante y respetuoso con las ideas políticas y religiosas de sus semejantes. Imponerse la seriedad de los conceptos, el decoro de las formas y observar una conducta moral y la ética en su vida privada y pública.

 
¿Por qué creer en un ser supremo y en la inmortalidad del alma ? 
La masoneria tradicional e iniciática el cual practica la Gran Logia del Perú, exige que sus miembros sean creyentes en un ser supremo y que tengan siempre presente de que el alma es inmortal. Se respetan y se toleran las religiones.No es permitido el ingreso a los ateos.
 
¿Por qué poseer inteligencia y cultura necesaria para  practicar las virtudes masónicas... ?
Para captar realmente lo qué es y lo qué no es la masonería deberá introducirse en los misterios de la Orden y descifrar sus alegorías, signos y símbolos con un alto sentido espiritual mediante un razonamiento en que la lógica y las matemáticas no se excluyen. Y constantemente deberá consultar fuentes filosóficas que van desde Sócrates hasta los filósofos de nuestro siglo, sin descartar lo que las religiones nos aportan. Es por tanto necesario que el candidato tenga estudios para poder comprenderla.
 
¿Qué significa contar con medios de subsistencia... ?
Para ingresar a la Orden deberá satisfacer las cuotas generales y particulares de la Logia a la que ingresa. Además de la ayuda a los necesitados. Es por tanto necesario de que cuente con  ingresos mensuales suficientes para cubrir las necesidades básicas para él y dependientes si los tuviera, y no signifique una carga económica la pertenencia a la Orden.
 
¿Cómo se solicita el ingreso... ? 
Es por invitación de un masón que se reconozca como tal. Luego la Logia, a cargo de su solicitud, realizará con discreción y delicadeza las indagaciones que crea conveniente, para preservarse de candidatos que, por su reprochable conducta moral, privada o pública, no merezcan pertenecer a la Orden. De no surgir objeciones para su ingreso se le comunicará la fecha para una entrevista personal.

También podeis enviarnos un correo por este medio, con todos vuestros datos, para concertar una entrevista personal y de acuerdo a ella proceder con lo complementario a este fin.  

Nuestra Orden, también contempla la opción de acercamiento y comunicación abierta a informes y consultas, que serán gratamente atendidas.

Enviádnos vuestras inquietudes al respecto, que gustosos os atenderémos.


CONTACTÁDNOS AQUÍ
 


¿POR QUE SER UN MASÓN?
 
Es un privilegio pertenecer a esta fraternidad y para cada persona el impacto es diferente. Pero todos los masones tenemos un objetivo común: convertirnos en mejores hombres para beneficio de la sociedad, de nuestras familias y a nivel personal.
 
TRADICIÓN.
Cuando Ud, ingrese a nuestra fraternidad, formará parte de una antigua tradición que se extiende por siglos, que data desde los canteros que construyeron algunas de las maravillas arquitectónicas más majestuosas de Europa. Formará parte de los masones de hoy en día que participamos en numerosas fundaciones de beneficencia. Se sentirá conectado a una vital, creciente y espiritualmente edificante organización de hombres morales.


MORALIDAD.
Usted comparte los valores de grandes hombres. La masonería se basa en los principios del Amor Fraternal, Socorro y Verdad. La práctica del amor fraternal es la regla de oro. El socorro encarna la caridad para toda la humanidad. La verdad es la honestidad, el juego limpio y la adhesión a las virtudes cardinales. Por encima de todo, los hombres de todas las religiones son bienvenidos, siempre y cuando crean en un Ser Supremo, tengan la edad necesaria y lo soliciten de su libre y espontánea voluntad. 


MEJORAMIENTO PERSONAL
Los masones buscamos mejorar a nosotros mismos y ayudar a otros, no porque pensamos que deberíamos, sino porque queremos. Debido a esta distinción crucial, los 
masones damos libremente todo de nosotros mismos y no pedimos nada a cambio. Cuando se es un masón, la satisfacción derivada del servicio desinteresado es inconmensurable, porque es en ayudar a los demás, que realmente nos ayudamos a nosotros mismos.
 
FRATERNIDAD
Los Masones provenimos de todas las clases sociales: contadores, profesores, oficinistas, trabajadores – lo que sea. Representamos a todos los credos y culturas, y todos son bienvenidos.

 
Texto: Gran Logia de Massachusets.

YO SOY LA FRANCMASONERÍA
Nací en la antigüedad, en aquellos días lejanos en que el hombre soñaba con Dios. He estado tratando de buscar a través de los tiempos y encontré la verdad. Las encrucijadas de los caminos del mundo soportaron las huellas de mis pies y las catedrales de todas las naciones muestran las huellas de la habilidad de mis manos, me esfuerzo por lograr la belleza y encontrar la simetría.

En mi corazón está la sabiduría, la fuerza y el coraje para darlas a aquellos que claman por alcanzarlas. Sobre mis altares está el libro de las escrituras sagradas. Mis hijos trabajan y oran juntos, sin discordia, sin distinción de rangos o cargos, sin tener en cuenta el color de la piel, su origen o idioma; sin tener en cuenta el credo que profesa cada uno de ellos, o la profesión de cada quien, sin envidia; tanto en el ámbito público como dentro de la logia. Por símbolos y signos, enseño lecciones de vida y de muerte, así como la buena relación del hombre para con Dios y del hombre para con sus semejantes.  
         

Mis brazos están abiertos para recibir a aquellos que, siendo mayores de edad y de buenas costumbres, me buscan por su propia voluntad y libre albedrío. Yo los acepto y les enseño a usar mis herramientas en la construcción de nuevos templos, de nuevos hombres; y por ello, a encontrar la dirección hacia su propia búsqueda por la perfección, tan deseada por muchos y tan difícil de alcanzar.

Yo socorro a los caídos y doy refugio a los enfermos, brindo atención al llanto de los huérfanos, enjugo las lágrimas de la viuda, alivio el dolor de los ancianos y desvalidos. No soy religión dogmática, no soy un partido político, mucho menos un colegio; sin embargo, mis hijos se entregan, completa y  responsablemente para con Dios, para con el país, para con sus conciudadanos y para con ellos mismos; son hombres libres y tenaces en su liberalidad, y alertas al acecho del peligro; al final, yo los encomiendo a que emprendan el camino que va más allá del valle de la gloria y de la vida eterna.

Por mis enseñanzas, muchos de mis herederos siembran en sus almas la semilla de la libertad, de la igualdad, de la verdadera fraternidad; sacrifican su tiempo en el servicio hacia los demás, sin dejar de atender las necesidades de sus familias; muchos de ellos han sufrido persecución, ofrendaron su libertad y hasta sus vidas en la lucha por la independencia de vuestro país, ante el abuso opresor, ante la explotación del hombre por el hombre, en la defensa de los derechos de sus semejantes; hoy ellos enfrentan nuevos retos, como: la ignorancia, la injusticia, la pobreza, la inmoralidad, al hambre, la indiferencia, la carencia extrema, entre muchos otros vicios de la vida moderna.

En los templos que se erigieron en mi nombre, se fortalecieron las ideas libertarias, se gestó la defensa de vuestra patria tantas veces amenazada; en estos templos, sentiréis la presencia de algunos estos mis discípulos, que lucharon por el futuro de vosotros: Miguel Grau Seminario, Ricardo Palma, Francisco Bolognesi, José Gálvez Egúsquiza, Leoncio Prado, Andrés Avelino Cáceres, Hipólito Unanue, Manuel Cirpiano Dulanto (Primer Alcalde Del Callao), Guissepe Garibaldi, entre muchos otros… es en esta ciudad, el Callao, donde inicié mi siembra en el Perú,  hace ya casi 200 años atrás.

Reflexiono a través de las arenas del tiempo y pienso: siempre enseño sobre la inmortalidad, pero cuan pequeña es una sola vida en este eterno y vasto universo; aun cuando siga trayendo a los hombres de la oscuridad hacia la luz; solo soy un modo de vida para aquellos que tienen una verdadera vocación….
YO SOY LA FRANCMASONERÍA.
 
 


   
Copyright © 2007 - 2018 Masoneria Virtual